Bienal de Estambul 2011

 
Vista de la Bienal de Estambul, 2011

La Bienal de Estambul se abre este año con una positiva vocación de modestia. Por ello, a diferencia de otras ediciones, ha preferido evitar múltiples sedes y programas paralelos y centrase en cinco exposiciones (relacionadas entre sí) en un único lugar.

Comisariada por Jens Hoffmann y Adriano Pedrosa, la bienal se inspira en la obra de Félix González Torres aunque no se incluyen piezas suyas. Las razones de haber elegido al artista como referencia son la capacidad de González Torres para hablar de realidades políticas y sociales sin caer en lo didáctico o renunciar a la poesía, la intimidad o a la calidad estética; que lo personal y lo político en él sean una y la misma cosa; y que, aun bebiendo del rigor minimalista y conceptual, la belleza sea un sea aspecto imprescindible en su obra, un elemento ineludible para seducir al espectador.

En más de una ocasión, González Torres mencionó que todo significado está en permanente estado de flujo sin llegar nunca a clausurarse. Por ello, sus obras carecen de título y son las palabras entre paréntesis, a continuación, las que dan claves (o no) sobre su contenido. Siguiendo este ejemplo, esta edición tiene como título Untitled (sin título), al igual que las cinco exposiciones de que se compone: Untitled (Abstraction), Untitled (Ross), Untitled (Passport), Unitled (History) y Untitled (Death by Gun).

Johanna Calle, Procesual Box 1, 2, 3, 2008-2010

El espacio de la bienal se construye a base de módulos de aluminio que varían en forma, tamaño y altura. Cada una de las muestras posee un modulo central con una exposición colectiva, alrededor del que se distribuyen otros más pequeños con obras de un solo artista. Esta estructura, a cargo del arquitecto japonés Ryue Nishizawa, junto a una selección de obras donde predomina la sencillez y el medio y pequeño formato, proponen, emulando nuevamente a González Torres, un ritmo pausado propicio para la contemplación.

La primera muestra Untitled (Abstraction) es quizás la mejor de todas. Se basa en la obra Untitled (Bloodwork-Steady Decline), de González Torres, una retícula aparentemente neutra que en realidad documenta la progresión del HIV en el artista. De igual forma, en las obras de la exposición, la inmutable cuadrícula modernista se transforma en su contrario al cargarse de vida y de muerte, de contingencia, desorden, decadencia, carnalidad, gravedad.

Lygia Pape, Divisor, 1968

Así, en Untitled (Abstraction), la retícula a veces muestra retazos de la vida cotidiana (Divisor, 1968, de Lygia Pape o Procesual Box 1, 2, 3, 2008-10, de Johanna Calle); otras evidencia el sinsentido e imposibilidad de medir la realidad, (Gabriel Sierra, Sin título–Soporte para lección de matemáticas, 2007); y en otras  incluso se hace literalmente de carne (Adriana Varejao) o de pelo (Mona Hatoum).

Alessandro Balteo Yazbeck & Media Farzin, Cultural Diplomacy: An Art We Neglect, 2009

Cultural Diplomacy: An Art We Neglect, de Alessandro Balteo Yazbeck & Media Farzin, pone en cuestión la neutralidad de la abstracción vanguardista al relacionar y convertir la obra de Calder en un diagrama de las conexiones de Estados Unidos (y en especial del MoMA) con el petróleo iraní y venezolano; y Wilfredo Prieto muestra una sandía convertida en cuadrado a machetazos, acertadamente titulada Politically Correct (2009). La exposición tiene la particular virtud de ir expandiéndose en su recorrido hacia un número cada vez mayor de temas y referencias cruzadas, de incluir ámbitos dispares que acaban interconectados en la mente del espectador, resultando con ello una experiencia rica y estimulante.

La contingencia y la muerte con la que Untitled (Abstraction) desborda la retícula y sus reglas matemáticas se convierte en el tema central de las cuatro exposiciones restantes. Todas ellas hablan de lo que, aun presente, permanece  (o ha permanecido) invisible u oculto (el sida, la diferencia, la homosexualidad, la muerte, la exclusión y la violencia), a través de piezas, por lo general, relacionadas con el cuerpo.

Matthew Brady

Letizia Battagila

Edgardo Aragón, Efectos de Familia, 2007-2009

 Al contrario que Untitled (Abstraction), que parte de un elemento formal para abarcar territorios lejanos e ignotos, dos de las siguientes muestras parecen utilizar la estrategia opuesta: se concentran en un tema perfectamente acotado y, obra tras obra, lo ilustran repetida e insistentemente. El resultado es efectivo, intenso y perturbador. Unitled (Death by Gun) incluye imágenes de muertes por arma de fuego –provenientes del fotoperiodismo (Mathew Brady, Wegee, Eddie Adams o Letizia Battaglia) o re-escenificadas–, fantasías criminales (Akram Zaatari) y armas (Roy Lichtenstein). Otro tanto podría decirse de Untitled (Ross). En ella, obras como los retratos de Catherine Oppie, la instalación de Group Material, los delicados dibujos de Leonilson o el vídeo de Ira Sachs llegan a componer un matizado discurso sobre la identidad y la intimidad, la homosexualidad y el sida.

Catherine Oppie, Frankie, 1995Group Material, Aids Timeline, 1989

4corner02

Group Material, Aids Timeline, 1989Leonilson, Empty Man, 1991

Leonilson, Empty Man, 1991
 

Las dos exposiciones restantes, sin embargo, se quedan a camino entre uno y otro modelo, sin llegar a convencer bien por su excesiva literalidad, en el caso de Untitled (Passport), o de su falta de concreción, en el de Untitled (History). La primera peca quizás de simplista con demasiados mapas, alguna que otra maleta y discursos ya sabidos. A la segunda, aunque reúne algunas piezas notables, entre ellas las de Antoni Muntadas, Elizabeth Catlett o Tina Moddotti, le falta precisión y acaba resultando vaga y deshilvanada.

Antoni Muntadas, Media Sites - Media Monuments Budapest, 1998

Con todo, y a pesar de los desaciertos, la Bienal de Estambul, en su intencionada mesura, es refrescante. La ausencia de espectáculo y su apuesta por la reflexión y el respeto por la obra de arte hacen de ella un ejercicio cuando menos saludable.

Anuncios

One Comment to “Bienal de Estambul 2011”

  1. Es una buena reflexión sobre esa bienal y me interesa cómo relaciona las obras entre sí… solo añadir que el fragmento de la exposición Untitled (History) es, a mi juicio muy bueno. Propone una re lectura de las historias oficiales y políticas bastante difícil de sintetizar y exponer, eso es así… . Su ambición es abarcar tanto las democracias como países en otras situaciones, buscando obras que hablen no solo de la historia occidental sino de múltiples historias y políticas. Una visión bastante poliédrica que, sin pretender ser completa, abre una conversación muy intensa ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: